JESUS MARÍA – A partir de la próxima edición, el Festival Nacional de Doma y Folklore cobrará a quienes pretendan ingresar al predio con una pequeña conservadora el equivalente a una entrada general.
Según publicó ayer el diario El Despertador, el presidente de la Comisión Directiva del Festival, Hugo Baldo, confirmó que a partir de la próxima edición se exigirá el pago de una suma de dinero por cada heladera que los asistentes pretendan ingresar con bebidas o alimentos al Anfiteatro José Hernández.
Así como el año pasado se decidió prohibir por razones de seguridad el ingreso de las tradicionales reposeras, ahora se pretende restringir la utilización de estos recipientes que ocupan espacios significativos dentro de las gradas.
Como muchas de estas heladeritas suelen ocupar hasta dos butacas, muchos asistentes se quedan sin un lugar para sentarse pese a tener derecho para hacerlo.
Baldo precisó que “si vienen tres personas y una conservadora, pagarán cuatro entradas generales”.
También se apunta de manera indirecta a evitar que la gente traiga bebidas y comidas de sus casas, para que las adquiera en los puestos de venta del anfiteatro.
Sin embargo, para que esta acción de resultados positivos, los organizadores deberían reducir el costo de estos artículos que muchas veces se venden a un precio muy elevado para el bolsillo promedio de quienes concurren al Festival de Doma y Folklore de Jesús María.
De acuerdo a las encuestas que todos los años realiza la comisión organizadora, el 70 por ciento del público que ingresa al anfiteatro lo hace con una conservadora en la mano. La mayoría lo hace por costumbre y para ahorrarse el alto costo que implica comprar en el anfiteatro las bebidas y alimentos.
Seguramente la nueva disposición generará polémica, sobre todo entre quienes asisten al Festival de otras localidades de Córdoba o de provincias vecinas. Muchos llegarán sin saber la noticia y eso generará algunos problemas.

Otras medidas
Según el diario El Despertador, para la próxima edición del Festival, los organizadores tomaron la decisión de liberar el ingreso a los sectores preferenciales altos del Anfiteatro.
Se tuvo en cuenta para adoptar esta medida el hecho de que el año pasado se produjeron muchas quejas por las demoras y los inconvenientes que se generaban a la hora de adquirir las plateas altas, lo que derivaba en un largo derrotero para quienes querían disfrutar del espectáculo.
Además, la logística de este sistema de plateas requería de 35 colaboradores por noche, que de ahora en adelante no serán necesarios. Con esta medida, el Festival recortará 350 entradas gratuitas y la misma cantidad de “vales” de comida.
Las nuevas disposiciones del Festival de Doma y Folklore entrarán en vigor el próximo verano.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.