Las lluvias cesaron y en este momento brilla el sol en Nueva Galia y Fortuna, las intendencias aprovecharon para trabajar en calles anegadas. Representantes de las dos localidades coincidieron en que lograron sacar un 80 por ciento del agua acumulada en el pueblo. El alerta sigue.
Asomó el sol en el sur provincial y después de dos días prácticamente ininterrumpidos, la lluvia les da una tregua a Nueva Galia y Fortuna, dos de las localidades más afectadas por el temporal.
El intendente de Fortuna, Guillermo Muñoz dijo que si bien quedan algunos campos y lotes anegados, podría asegurar que el agua drenó en un 80 por ciento del pueblo y que aunque en este momento el cielo está despejado, continúan en alerta porque el pronóstico los amenaza al menos hasta el sábado.
“Hay máquinas de Vialidad Provincial listas para trabajar y devolver algunas calles de tierra a la normalidad, pero por el momento no tienen piso para trabajar”, dijo el intendente, en referencia a lo blando del terreno.
En Nueva Galia la situación es similar, Vanina Navarrete, del municipio aseguró que están aprovechando estas horas de sol para trabajar duro con palas mecánicas haciendo canales para sacar el agua y en algunos domicilios trabajando con bombas para quitar algo de agua acumulada.
“Anoche trabajamos hasta las 2 y esta mañana aprovechamos que no llueva para continuar. No hubo evacuados y la situación es mucho mejor que la de los últimos dos días, pero hay unas nubes amenazantes que hacen que sigamos atentos”, aseguró Navarrete.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.