Con una entrega de valor inmensa, el conjunto de Concarán puso lo que había que poner para lograr un verdadero triunfazo ante Hípico Santa Catalina de Corrientes por 12-11. Juan Carlos Sánchez jugó casi todo el partido con una costilla fisurada.
Era una final previa a la final del Campeonato Argentino del Interior con Handicap. Partido trascendental para definir al líder de la Zona 1 que juegue por la Copa Sesquicentenario contra el mejor del otro grupo. La parada era muy difícil, pero encuentros así hay que jugarlos con personalidad, y eso puso Los Sauces de Concarán en la cancha. Ganó el tremendo partido por 12-11 ante Hípico Santa Catalina de Corrientes, quedó puntero invicto, y ahora, deberá asegurar hoy su acceso donde todos quieren estar.
El rival a vencer era durísimo. Un equipo invicto, con mucho poder ofensivo, y con el más alto handicap del torneo. Candidato a quedarse con la Zona 1 de la mano de los hermanos Guillermo y Gustavo Usandizaga, Hípico mostró mucha seguridad a lo largo del certamen, e incluso ayer también.
La contienda arrancó a favor del conjunto local ni bien empezó, ya que por la desventaja de handicap, comenzó con tres goles a favor. Una diferencia considerable, pero rescatable para los correntinos que ya están acostumbrados a revertir marcadores adversos de arranque.
La familia Sánchez inició bien concentrada y metida en el partido. Con una buena solidez defensiva, tuvo bajo control al rival, e incluso se daría el lujo de agrandar la ventaja con el tanto de penal de Cristian Bernal. Pero sobre el final, se vino el vendaval negro con tres goles casi sobre la campana. Al finalizar el primer chukker, Hípico ya había recortado dos de ventaja y había una sensación de incertidumbre sobre si esa diferencia iban a poder sostenerla.
A los dos minutos del segundo, cayó Juan Carlos Sánchez de su caballo, quien luego lo golpeó cuando quiso levantarse. Las alarmas se encendieron para el conjunto verdeamarelo. Después de un tiempo pudo reponerse y pese a la recomendación de los médicos de que no juegue por su costilla rota, el orgullo de “Juanca” pudo más y convenció a todos de seguir en el partido. Una muestra de mucho corazón para el líder de Los Sauces, que justo en el día de su cumpleaños se dio el mejor regalo. Tras esa situación dramática, los de Concarán parecieron salir fortalecidos. Dos goles de Bernal, y otro tanto de Rodrigo Sánchez fueron vitales para devolverle la ventaja inicial.
En el tercer y cuarto chukker, los mimbres parecieron acercarse porque a los polistas les costó meter la bocha dentro. Llegaron al quinto con una ventaja favorable para el local por 10-6. Hípico falló bastante en los penales y le costaba la defensa. Su 4 era el encargado de sostener al equipo desde atrás, pero a veces quedaba muy solo y recurría bastante a la infracción. Esa diferencia de cuatro, supieron administrarla también en el anteúltimo. Pero el sexto había que sufrirlo.
Hípico despertó en el último chukker y parecía arrasar en la cancha central del Polo Club de Estancia Grande. Antes de que el reloj llegue a la mitad, ya los correntinos habían marcado tres goles y estaban a tan sólo uno. Sin embargo, lejos de ponerse nervioso, Los Sauces supo manejar muy bien la situación. Y con algún que otro momento de tensión cerca de su arco, pudieron llevar el partido a la mitad de cancha para no sufrir mucho en el final. Finalmente, sonó la campana tan deseada para el verdeamarelo, que concretó un enorme triunfo ante Hípico para allanarle el camino rumbo a la Copa Sesquicentenario.
Hoy desde las 11 enfrentarán a La Justina de Entre Ríos, que viene de lograr su segundo triunfo en el certamen (12-9 a La Arisca de Tucumán) y también buscará el triunfo. Si ganan los Sánchez, jugarán la gran final. Si termina en derrota, e Hípico supera a Estancia Grande, habrá que sacar cuentas para saber quién tiene mejor diferencia de gol.
Triunfazo de “Chapa”
Por la Zona 2 el partido que se llevaba todas las miradas era San Gonzalo contra Chapaleufú. El desarrollo fue muy parejo, como se preveía, y los pampeanos se impusieron de forma ajustadísima por 11-10. Ahora, si en la última fecha se imponen ante La Paz-Pompeya de Córdoba, jugarán por la Copa Sesquicentenario.
En el otro encuentro del grupo, justamente los cordobeses consiguieron sumar sus primeros puntos al derrotar por 10-9 a Club de Campo de Mendoza.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.